Presentación Fútbol Base Vinaròs CF
Homenaje Pedro Querol

CAERSE LOS ANILLOS.

Puede haber gente que opine que no se le habrán caído los anillos por haberle ganado al Sagunto por el simple hecho de ir colista, no haber sumado un solo punto, no haber marcado ningún gol y haber encajado siete antes del enfrentamiento.
Pues nada más lejos de la realidad. A pesar de la diferencia de plantilla entre un equipo y otro, los partidos se tienen que jugar y no hay rival fácil.
Sin ir más lejos en la campaña anterior el entonces líder Almassora que era dirigido por el hoy inquilino de la banqueta langostinera Sergi Escobar, visitaba el campo del que era colista Catí. En la tabla les separaban 41 puntos y en la jornada anterior el Almassora vencía 3 – 0 al Burriana mientras que el Catí era goleado por la Ude 5 – 1.
La lógica que no siempre se cumple en el fútbol, hacía presagiar una victoria del Almassora vista la trayectoria en el campeonato y lo acontecido la semana anterior así como los objetivos que tenían tanto uno como otro equipo.
Pues la lógica para la grandeza del fútbol no se cumplió y la victoria fue para el Catí por 3 – 2. No solo se rompió la lógica sino las estadísticas ya que el Catí tenía un promedio de goles a favor de menos de 1 por partido (24 goles en 27 jornadas) y el Almassora solo había encajado 17 y nadie más en todo el campeonato fue capaz de marcarle 3 o más goles.
Aunque esto como suele decirse pasa en uno de cada mil partidos, se tienen que jugar y en esta clase de partidos, en teoría el equipo superior, tiene más a perder que a ganar.
Se pueden dar una serie de circunstancias que impiden que esa teórica superioridad, luego se manifieste al menos de manera tan clara en el juego y en el marcador. La mentalidad y motivación con que se pueda afrontar este tipo de partidos puede jugar una mala pasada y no es lo mismo pensar que delante tienes al líder o estas disputando el derbi que enfrentarte a uno de los equipos que cierran la tabla.
Con esto quiero decir que no te puedes fiar de nadie y más a estas alturas, esto no ha hecho más que comenzar y enfrentarte a los de abajo es un arma de doble filo. Quieren salir de ahí lo antes posible para no quedarse anclados en el pozo y esto los hace más peligrosos de lo que parecen.
Nos visita el Alcora, en otro partido trampa. Al igual que el Sagunto, aún no sabe lo que es puntuar perdiendo los 4 partidos que ha disputado. Pero ojito, lo ha hecho siempre por la mínima y jugando contra tres de los que lideran la tabla (Onda, Almassora y Alqueries) y contra otro de los grandes Vall d’Uixó.
Así que el que se crea que es pan comido y que se tiene que ganar fácil, está muy equivocado. Hay que ganar, sí, pero para ello, primero hay que respetar al rival y luego hacer las cosas bien y estar mentalizados. Por un lado los jugadores para saber afrontar con garantías el envite y los aficionados para no desesperarse si el marcador no se pone favorable. Partido para tener mucha paciencia y sufrir. Pero si es para ganar, que bonito sufrimiento. Se jugará en sábado a partir de las 18:00 horas y el juvenil 24 horas más tarde en el Puerto Sagunto tras cosechar otro empate, dos partidos, dos puntos.

Share Button

MIRAR HACIA DELANTE.

En la columna pasada, tras terminarla no guardé los cambios realizados y por lo tanto al final quedo más reducida de lo normal. En el párrafo que me deje para publicar, decía que el portero David Jiménez, que había sido la última incorporación, había causado baja para fichar por el Club La Vall. Se enrolo en nuestras filas sin realizar pretemporada y eso le hacía partir en desventaja en su lucha por conseguir la titularidad. En la primera jornada fue convocado, pero ya para la segunda cambió de aires. Hay que entender que de portero solo puede jugar uno, y en las filas valleras, se le abrió la puerta de la titularidad al lesionarse el guardavallas David Pérez. Asimismo estará como se dice en casa y sus emolumentos iban a ser más elevados que los que iba a percibir aquí.
No fue una tragedia perder ante el Borriol, pero si fue una lástima no poder al menos puntuar y más aún cuando por juego y ocasiones eres mejor que el rival.
Otro gallo hubiese cantado si Hugo hubiese estado acertado desde los once metros, no es lo mismo quedarte en inferioridad numérica con un marcador favorable para tus intereses que ir perdiendo.
Está claro que el Borriol demostró el porqué de su vitola de favorito para no solo promocionar sino ascender. Está claro que apenas remataron a puerta, pero fueron capaces de adelantarse y mantener su marco intacto.
Ocasiones para adelantarse primero e igualar después las hubo y bien claras, pero la ley del fútbol ya se sabe. El que perdona, termina pagándolo.
El fútbol en ocasiones es así de injusto, no siempre gana el mejor y quien más lo merece. Pero hay que reconocer que el Borriol estuvo prácticamente perfecto y supo aprovechar su ocasión y mantener la ventaja. Ocasiones por parte langostinera unas cuantas y bastante claras aparte del penalti mencionado, pero cuando el balón no quiere entrar, no entra y no hay que darle más vueltas. Como suele decir el delegado y amigo Pepe Pla, el fútbol y las cartas harían hablar a un mudo. Y esta vez fue una de estas ocasiones.
Positivamente hay que quedarse con la actitud y juego del equipo, pocas veces se va a perder un partido como se perdió este, y repito el Borriol es mucho Borriol y sino tiempo al tiempo.
Ahora vienen una serie de partidos en los que no deberían de haber muchos problemas para sumar de tres en tres. Respetar al rival, hay que respetarlo cada domingo, pero ahora llegan unos enfrentamientos en los que se deben de sacar adelante sumando de tres en tres y recuperar el terreno perdido con los de cabeza. Almassora, San Pedro y Onda, son los tres únicos equipos que han sido capaces de sumar tres victorias en tantos partidos jugados. Les siguen a solo 2 puntos el Borriol y el Alqueries. El no puntuar nos ha situado en una novena plaza algo descolgados de la cima clasificatoria.
Por la parte baja Alcora, Massamagrell y Sagunto aún no saben lo que es puntuar.
Y precisamente esta jornada visitamos al colista, hay que sacar el partido, pero no hay que fiarse, estos partidos suelen llevar mucho veneno y salir trasquilado.
El juvenil por su parte arrancó la competición logrando un meritorio empate a un gol en el feudo del Jubelama. Este sábado a las 16:00 horas, se estrenan en casa recibiendo al Puzol con arbitraje de Cornelles Vicente que precisamente ejerció como asistente en el partido que supuso el debut del primer equipo ante su parroquia.

Share Button

A POR EL GALLITO.

Se hizo bueno el punto de la Vall al sacarse los tres ante el filial del Castellón. El partido no tuvo mucha historia ya que fue totalmente de dominio local, dominio que se acrecentó al quedarse los albinegros en inferioridad sobre el terreno de juego cuando apenas habían transcurrido diez minutos.
El partido finalizó por 3 – 0 y verdaderamente pudo acabar con goleada. Un palo, dos goles anulados (por supuesto fuera de juego) y la buena actuación del guardameta visitante, evitaron esa goleada.
Dos de los tres goles, se materializaron a balón parado (saques de esquina), una de las bazas importantes que tiene esta plantilla y que muchas veces servirá para desatascar un partido.
La victoria debe servir para seguir mejorando, aún hay mucho margen para ello. Sin duda alguna, también para afrontar el siguiente compromiso con moral y con la esperanza de que el aficionado también se anime y acuda. De nuevo se juega en casa y el rival es ni más ni menos que el Borriol, equipo que quiere recuperar la categoría perdida y no solo mantiene el bloque de la temporada anterior, sino que se ha reforzado en todas sus líneas. Su delantera es la línea que más llama su atención con la llegada de Iván Campos y “Huracán” Tabares. Su presidente, el golfista profesional, Sergio García sigue teniendo ficha y juega siempre que se lo permiten sus compromisos profesionales.
Viene de ganar de manera holgada a otro de los llamados a estar en la parte noble de la tabla como es la Ude al que nos enfrentamos en la jornada inaugural

Share Button